La Harinera de 1910.

La familia Vall Monleón comenzó el negocio de las harinas allá por 1881 en un lugar de Valencia. Uno de sus hijos apellidado Val Monleón Emigro de Valencia a tierras Aragonesas, donde comienza a estudiar las siegas, las cosechas de cereales, y maíz. Comienza a elaborar sus primeras harinas. Fue tal el éxito que en 5 años comenzó su primera expansión y adquirió los bajos de una casa molino, donde la mayoría de producción era de manera manual. En 1910 la empresa tiene unas demandas de producción muy fuertes, y comienza a industrializarse, parte del negocio comienza siendo familiar, por lo que terminan trasladándose al lugar para trabajar, Años después el lugar se convierte en un punto estratégico, Y se cambia el nombre de Harinas Val Monleón, Por el gentilicio de la población que les vio nacer. 1915 comienzan a tener una demanda tan fuerte, que destruyen el silo y las acequias de una parcela, añadiendo un deposito de agua. Que 5 años después destruirían para construir un edificio en forma de H mayúscula. Pues la demanda les trasforma en una de las familias de clase alta de la zona, allí construyen dos viviendas una lujosa, y otra para los trabajadores. En el cuerpo central, Se encuentra la fábrica con una parte baja a pie de calle, donde sube a dos metros una superficie de madera de pino, tratada con resinas de cerezo, que por su fuerte intensidad evita ser carcomida, o devorada por las termitas. Encontramos tres pisos y dos pisos laterales, hoy derruidos que se utilizaban como vivienda y oficina. Aparte como por aquel entonces se intentaba imitar el paternalismo de la sota, y una de las partes de la vivienda estaba a disposición de los trabajadores. Donde convivían con la familia. Por eso se conservan los dibujos en su paredes de cal. Cal que se utilizaba como medio de esterilización. Fue tanto el peso del empresario que colaboro en las festividades del Mollet. Apalabrando con los hornos las festividades como allí se conoce como el día del amasijo, es más por ser de fuera puede que te llenen de harina. Y no solo era una tradición, era la manera de publicitar el sustento del pueblo hace años. Acabo la obra por el 1920, aun que el edificio a sufrido muchos daños, como buen admirador de estos sitios no datare más nombres para que no sea dañado. Eso te pido que si un día lo encuentres, respetes el lugar pues esta declarado como patrimonio industrial y catalogado. Tristemente y por desgracia se cerró hacia 1954, en la actualidad se encuentra abandonada pues los temporales de nieve, Y los hommo menos Sappiens terminarón deteriorando el lugar. Entre sus curiosidades encuentras engranajes manuales, piezas de patente Édison, dibujos de aviones y princesas, escritos del refranero Español, y alguna ebanistería manual, también un poster de ferias promocionadas, las mangas clásicas, y un saco de Harinera Val Monleón. Pero lo más interesante son las maquinarias que ojala un día volvamos a ver funcionar, para entender el paso del tiempo, y sus modos de vida. Si tienes imaginación puedes pensar como funcionarían. Si estas viendo este articulo acuérdate de no dañar estos lugares pues son parte de nuestro pasado, y de nuestra cultura. Un bien para todos.

Entradas populares de este blog

Casa del millonario

No todo es un like.